Carta al lector

Carta al lector / Miriam Díaz-Aroca

 

Miriam Diaz-Aroca / Carta al lector

NO ME DUELE NADA, ¡luego existo!

¡Hola,*GraZier*! ¿Qué tal tu día? El mío, vibrante, créeme, y no es una pose ni una circunstancia puntual. Quiero que entiendas por qué. Mi intención es mostrarte mi esencia, que va más allá del envoltorio. Soy una cincuenter apasionada y hoy decido compartir contigo, que sé que me escuchas, algunos de mis tesoros más valiosos, con sentido del humor y sentido del amor. ¡Advierto que provoco efectos secundarios! Es lo que tiene el espíritu GraZie.

¿Sabes? Me gusta conectar contigo, con todos los GRAZIERS, que seguro sintonizáis con la aventura, con el dulce vértigo de lo desconocido, con el infinito campo motivador de la incertidumbre, con la inspiradora frecuencia de lo imposible, con la saludable cultura del sí, de la inagotable fuente de la imaginación creadora de realidades infinitas, de la autenticidad inquebrantable. ¡Qué suerte tengo! Me siento en casa.  

¿Te duele algo? Algo importante… Venga, respira… Hazte un checking. ¿Qué? ¿Del uno al diez?
  
Veinte, confiésalo. Todo nuestro software está espléndido, totalmente operativo. Alguna gotera traviesa (salvo casos de gravedad), pero sin más obstáculos para una vida excelente. Porque, y aquí viene el momentazo, la excelencia no es
una meta, es ¡una forma de vida! ¿Me sigues?

Te conviertes en la excelencia cuando decides morir al programa antiguo y sueltas el mochilón de creencias y patrones que nos han construido esa personalidad para relacionarnos con el mundo, y descubres que te duele más de lo que piensas. Duele la vida que no quieres, duele no quererte y pedir que te quieran, que te reconozcan, duele olvidar al niño interior, duele no bailar la vida, duele decir sí cuando te gritas no, duele invertir en juicios, críticas, rivalidades, culpa, quejas… Hasta que un día gritas: «¡Basta! ¡Esta no soy yo!». Y, entonces, cual valkiria, desmonto mi personaje y, en plena desnudez, elijo construir la mujer/ser humano que determino ser. Una rendición de franqueza absoluta. Necesario salto al abismo de mis luces y sombras para resucitar y trascenderme. Me pongo en valor y decreto que soy el amor de mi vida, y que no volveré a traicionarme por complacer al exterior en cualquiera de sus formatos: familia, amigos, profesión, amores. Practico el arte del «darme cuenta», soy la mejor guardiana de mí misma. Lidero mi silencio, mi soledad, mis emociones, mi sexualidad. Pulo mi diamante con conciencia para brillar y contagiar luz a los demás. La coherencia me hace libre. Surfeo la ola de mi vida, con verdad, pasión, alegría e impecabilidad. Y lo mejor y más grande de mi conquista: atesoro TIEMPO, que invierto con estrategia en mis tres empresas líder, mi hogar, mi persona y el servicio al bien común.   

Tribu GRAZIE, gracias por  tu escucha y saber mirarme. He disfrutado mucho de este ratito de complicidad.

Nos vemos. Jugando con valentía. Celebrando vida y, siempre, con el perfume de la GRATITUD.

Por que más vale lo BUENO por conocer que lo malo conocido.
Abrazo medicina.

 

Firma de Miriam Diaz-Aroca

Por:Miriam Díaz-Aroca

Ficha del autor:

Miriam Díaz-Aroca

Actriz

Grazie Magazine una revista de colección
^