Salud

COMER de forma coherente y consciente

Comer de forma coherente y consciente

PorAndrea Torres / Coach nutricional por UCM y fundadora de Amali

Es algo que parece lógico y esperable, pero ¿lo hacemos?

Por falta de tiempo o porque simplemente no nos resulta del todo interesante, escuchamos hablar sobre la comida vegana o los productos ecológicos, pero no sabemos el porqué de estas tendencias, pensando que es una moda más.

Para unos lo es, para otros tiene mucho sentido; lo importante es que tengamos la información en nuestra mano y podamos tomar decisiones acordes a nuestros pensamientos y valores.

En un mundo globalizado, en el que se puede encontrar cualquier fruta o verdura en cualquier momento y en cualquier supermercado, no nos planteamos si es bueno o no, ya que no dejan de ser alimentos que se consideran sanos.

Sin embargo, deberíamos tener presente que no todos son de la temporada actual y que si están disponibles es porque el proceso de cultivo o recolección no es el más natural.

Los pesticidas o fertilizantes que llevan esos alimentos, la recogida antes de su maduración, la conservación en cámaras durante mucho tiempo (quizás incluso desde la temporada anterior), los envoltorios de plástico y embalajes si proceden de ciudades o países lejanos, los transportes asociados en ese caso (y sus emisiones de CO2), etc. son factores que estaría bien tener en cuenta a la hora de comprarlos o no.

¿La solución? En este caso es comprar frutas y verduras de proximidad o cercanía, es decir, las producidas lo más cerca posible a nuestro domicilio. Hay muchos agricultores o cooperativas pequeñas en todo el territorio nacional que siguen produciendo alimentos de temporada, recogiéndolos cuando es su momento y que, además de ofrecernos esta opción saludable, ayudan a que continúen el empleo en ese sector y la población en zonas rurales.

En los mercados de abastos o los mercadillos semanales suele ser posible encontrarlos, pero si no, hay bastantes webs en las que envían semanalmente a domicilio una cesta con lo que haya dado el campo en esa época, ¡más fácil, imposible!

Puesto de Mercado

Esta es una de las razones por las que algunas personas consumen ecológico también. Muchos de esos cultivos lo son, evitan insecticidas y productos químicos que pueden dañar el medio ambiente o nuestro organismo, y siempre son de temporada.

Por otro lado, está el excesivo consumo de carne que hay en nuestro país y en el mundo en general, cuando con nuestra dieta mediterránea tendríamos esto solucionado (si queremos consumirla, y si no, con dietas veganas o vegetarianas controladas).

Restaurantes de comida rápida basados en ella, productos preparados y envasados en todos los sitios para facilitarnos la vida… Todo ha hecho que centremos nuestra alimentación en este alimento, que, realmente, habría que consumir con moderación.

A nivel nutricional, contiene proteínas de un elevado valor biológico, minerales y vitaminas que nos benefician, pero también mucha grasa y colesterol (de forma natural), sal, nitritos, fosfatos, bacterias o desinfectantes (del procesamiento, cocinado o almacenamiento).

En grandes cantidades puede fomentar una enfermedad cardiovascular, un desequilibrio en la flora intestinal o, algo que he sabido hace poco, que las niñas estén desarrollando antes de tiempo por la cantidad de hormonas presentes en estos productos.

A nivel medioambiental también es un asunto complicado. Como la demanda es tan elevada, gran parte de los campos del planeta se dedican en exclusiva a la ganadería, para pastos o para piensos, llevando a la deforestación en determinadas zonas.

Y el proceso de producir carne contamina en exceso. Aparte de la deforestación, para producir su comida se utilizan gran cantidad de pesticidas y fertilizantes que terminan contaminando acuíferos; se necesita gasolina tanto para el cultivo como para el transporte posterior; el proceso digestivo de los rumiantes genera metano, y el almacenamiento y elaboración del estiércol generan óxido nitroso. Y claro, en cantidades enormes.

Desforestacion, troncos de arboles cortados

Además, la necesidad de producir eficaz e intensivamente hace que el mercado se concentre en los grandes productores, desfavoreciendo a los pequeños, que, seguramente, tengan una carne de mayor calidad. Y todo esto sin comentar las condiciones para los animales cuando se premia la rapidez en su crecimiento y el volumen de carne obtenido…

Con esta información ya podemos valorar si comemos de forma coherente a nosotros mismos o si tenemos que plantearnos algún cambio. Siempre estamos a tiempo.

En cuanto a comer de forma consciente, es algo que hay que trabajar individualmente y con paciencia.

Tenemos que reconectar con nuestro cuerpo. Normalmente, no tenemos identificada cuál es nuestra sensación de hambre física, de saciedad, de ansiedad, y esto nos lleva a comer a cualquier hora, sin razón aparente y en cantidad, lo que no nos hace sentir bien.

Para volver a esa conexión no sirve solo comer relajadamente, masticando bien y observando los alimentos (que, por supuesto, es una parte importante), sino que hay que desarrollarla en todos los ámbitos para que alcancemos un bienestar completo.

Ámbitos como cuidar el cuerpo, aparte de comiendo bien, haciendo ejercicio; como las emociones, sabiendo gestionarlas y expresarlas; como nuestro interior, haciendo cosas que nos gusten (leer, ver una película, dar un paseo, aprender algo nuevo…).

Tomar las riendas de nuestra vida, escuchar nuestra sabiduría interna, decidir de forma coherente a ella y aceptarnos tal como somos es lo que nos hará sentirnos bien en el día a día. Y solo así le daremos importancia a ese acto tan esencial, placentero y con impacto en nosotros y en el planeta que es comer.

Andrea Torres

RECETA:

Gazpacho de Zanahoria

GAZPACHO DE ZANAHORIA

INGREDIENTES:

1/2 kg de zanahorias
¼ de un pimiento rojo pelado mediano (opcional)
1 l de agua
2 limones
1 cucharadita y media de cilantro
1 cucharadita de cominos
1 cucharada sopera de aceite
Sal y pimienta

En una olla poner el litro de agua con las zanahorias a cocer, junto con un poquito de aceite y sal, aunque si hay posibilidad de hacerlas al vapor, quedarán mejor.

Amali

 

Por:Andrea Torres

Ficha del autor:

Andrea Torres

COACHING NUTRICIONAL

Grazie Magazine una revista de colección
^