Salud

Diario de una enfermera

Diario de una enfermera COVID-19

Gracias, gracias, Siempre GraZie.

Qué otra cosa puedo deciros!, mostrar mi gratitud a ti, a todas las personas que, en estos días tan distintos (por nombrarlos de una forma), nos arropáis con vuestro cariño, con vuestro saber hacer y profesionalidad. Arriesgáis vuestra salud y vuestra vida en beneficio de todos, y nosotros, todos los que nos quedamos en casa, vemos amanecer un nuevo día cargado de esperanza.
Al atardecer, como si una fuerza interna nos impulsara, unimos nuestras energías para aplaudiros; y… sin proponerlo el mundo unido crea un lazo de fuerza infinito, que ni siquiera los huracanes más fuertes serán capaces de derribar. Hoy más que nunca estamos unidos, vemos que otro mundo es posible y acariciamos la idea de poder abrazar a nuestro hermano, a nuestros seres queridos, lo antes posible.
Ya queda un día menos para que nuestros héroes vuelvan a casa.
El transportista comerá comida caliente, y abrazará sin miedo a su hijo al volver a casa. El bombero, la policía, la seguridad, los que cuidan a nuestro mayores, y tantos y tantos profesionales como tú, también volveréis a casa.
Hoy más que nunca, la Salud es la única prioridad, y vosotros, todos los que nos cuidáis, veis cómo las fuerzas se os agotan, y buscáis entre la mirada de vuestro compañero/a, oculta tras la máscara protectora, el aliento para continuar un poco más, para poder ayudar un poco más, para salvar a uno más.
De nuevo mi gratitud y la de todo el mundo para ti, para todos, porque sé que aunque a veces las fuerzas se derrumben tras el agotamiento, y la esperanza parezca desvanecerse, aparecerá una Luz interna que os impulsará como auténtic@s Titanes, Titánides.

Siempre GraZie, María Victoria Gómez por tu testimonio.

Custodia Ponce / DIRECTORA GraZie Magazine

#YoMeQuedoEnCasa

 

DIARIO DE UNA ENFERMERA

ENFERMERA DE UN HOSPITAL DEL SUR DE MADRID (ESPAÑA)

INSTAGRAM: @vickygoga

 

1. Sentimiento


Quédate en tu casa…

Lo difícil es ir a trabajar cada día sin descanso y que no veas fin porque no hay día que no llame una compañera diciendo que se ha contagiado y se queda en casa.

Lo difícil es trabajar cada día con tu cansancio a cuestas sin descanso.

Lo difícil es ir a trabajar y tener la sonrisa en la cara sabiendo que hay gente realmente crítica en la uci, ya sea gente mayor o gente joven con y sin antecedentes, porque aunque se diga que es como una gripe… NO ES COMO UNA GRIPE, y hay personas pasando por un momento realmente crítico y que encima se encuentran completamente solas porque nadie puede ir a verles ya que no se permiten visitas.

Lo difícil es trabajar y que te denieguen el material necesario para no contagiarte y gritar, patalear y llorar y que aun así no importe y tengas que trabajar sin tu protección.

Lo difícil es levantarte cada mañana pensando en si te duele algo o si tienes síntomas de algún tipo.

Lo difícil es no saber pensar en otra cosa y tomarte la temperatura hasta 3 veces por día por miedo a contagiarte y sobre todo miedo de contagiar a tu familia con la que vives.

Lo difícil es llorar y que se te pongan los pelos de punta cada vez que compañeras de otros servicios te cuentan como esta muriendo la gente y como no dan a basto ni pueden hacer nada por esas personas, a la vez que rompen a llorar y la impotencia no les deja ni hablar.

Lo difícil es saber que te vas a contagiar tarde o temprano porque estas todo el día expuesta al virus y trabajando mano a mano con el sabiendo que no estas protegida.

Lo difícil es saber que hay gente que necesita irse a una uci o morirá y que no pueda hacerlo porque ya están colapsados dichos servicios.

Lo difícil es hablar con enfermeras de todos los hospitales y ver como todas acabamos llorando al contar la situación que estamos viviendo.

Lo difícil es que probablemente a muchas de nosotras nos cueste superar lo que estamos viviendo y lo que nuestros ojos están viendo.

Lo difícil es ir a trabajar pensando que es como ir a la guerra. Lo difícil es ir a trabajar pensando que esto solo acaba de empezar y que aun queda lo peor.

Y ahora dime si es tan difícil quedarte en casa…

Enfermera Maria Victoria

 

Por:

Ficha del autor:


Grazie Magazine una revista de colección
^