Compromiso Social

REFLEXIONES

Cabecera de Reflexiones

Por Dr. Javier Dols

El coronavirus ha venido, no solo a destrozarnos la salud y la economía, sino también a darnos algunas grandes lecciones. Tantas que igual en un futuro cercano se cree una asignatura con su nombre en escuelas y universidades.

Uno de los asuntos que conlleva una situación como ésta, fuera de toda previsión y experiencia previa, es la manera de afrontarla. Y como a mí me ha venido muy bien plantearlo como si estuviésemos viviendo una guerra biológica, os pongo este mensaje que puse a un familiar desanimado por si a alguien le pudiese ayudar:

Imagen par Reflexiones

Dado que las circunstancias son tan adversas que nunca podíamos haberlas imaginado, a mi me ayuda a encuadrar la situación el pensar que es la guerra que siempre ha habido en cualquier generación...solo que esta vez es una guerra biológica, del coronavirus contra el mundo.

La única buena noticia es que, en vez de tener que ir al frente de batalla, nos han dado a elegir quedarnos en casa... y eso, visto así, es una inmensa suerte.

Ahora parece que la vamos a poder ganar, pero con la gran pena de la ruina en perdidas humanas y económicas.

Como en toda guerra, nuestro objetivo ahora es sobrevivir...ya vendrán tiempos mejores.

Desde luego que tendremos que acostumbrarnos a vivir con menos, pero eso no quiere decir que vayamos a ser menos felices. No, lo vamos a ser más si sabemos leer el Libro de La Vida y descubrir Lo Que De Verdad Importa.

Sí, igual que hay personas que, tras el shock inicial por diagnosticárseles un cáncer, al cabo del tiempo tienen una vida mucho más rica y gratificante por el mundo y las personas tan enriquecedoras que rodean a esta enfermedad, si cambiamos nuestro paradigma sobre cómo valorar y disfrutar del mundo que nos rodea, veremos que vivimos rodeados de riquezas, riquezas que antes no valorábamos por pensar que era normal y casi obligatorio tenerlas.

Otra reflexión que quería transmitiros está reflejada en el post que, casi de una forma visionaria, escribí en mis muros de Instagram y Facebook el 31 de diciembre de 2019, cuando nada hacía presagiar la bomba que nos iba a explotar:

Mañana acaba 2019 y quiero hacer una reflexión en alto, por si le puede servir e inspirar a alguien.

Para mí ha sido un año muy bueno, porque el libro y la cara que estoy desarrollando me están abriendo muchas puertas. Pero eso no me lleva a pedir que ojalá 2020 sea igual o mejor. No, porque la vida no va de no tener problemas, sino de contar con que los vamos a tener. La vida de lo que va es de cómo gestionaremos esos problemas, de qué actitud tendremos ante ellos.

Así que lo que pido a 2020 es la suficiente sabiduría para afrontarlos, la suficiente fortaleza para que no me hundan y la suficiente esperanza e ilusión para pensar que voy a poder superarlos. Mientras tanto, intentaré ser feliz, agradeciendo y disfrutando todas las otras muchas cosas buenas que seguiré teniendo. Y no me refiero a cosas materiales, sino a cómo soy por dentro, a qué familia y amistades tengo y a las emociones que sentiré ante tantas maravillas que nos rodean en nuestro día a día.

Bienvenido seas, 2020, porque estar vivo y poder vivirte será el principal regalo.

Así que, ya veis: "el principal problema de la vida es pensar que se puede vivir sin problemas". Para muchos éste está siendo el principal problema al que se han enfrentado en su vida, pero para otros no es así porque ya han vivido problemas mucho más severos y paralizantes. Ojalá en las escuelas hubiese una asignatura que se llamase Problemáticas, donde, igual que en matemáticas se exponen distintos problemas con sus soluciones, se expusiesen problemas severos que han tenido que afrontar muchas personas en su vida, y luego cómo llegaron a afrontarlos y superarlos. Sería una maravillosa educación para la resiliencia.

Mientras tanto, os animo a que os inspiréis en los muchos testimonios, charlas, entrevistas y reportajes de grandes y sabios comunicadores que están a nuestra disposición en internet. Ellos no paran de darnos herramientas con las que ir afrontando esta nueva realidad que estamos viviendo ya, propiciando una forma de afrontarla y de vivirla con esperanza, ilusión, energía y valentía.

Ojalá todos salgamos fortalecidos y enriquecidos de esta maldita "guerra", sabiendo poner en valor lo que somos y tenemos, y lleguemos por fin a aprender qué es lo que de verdad importa en la vida.

Persona paseando por las nubes

 

Firma de Javier Dols

Por:Javier Dols Juste

Ficha del autor:

Javier Dols Juste

Javier Dols Juste

Licenciado en Medicina y Cirugía


Grazie Magazine una revista de colección
^