Compromiso Social

¿Tanto nos cuesta hacer NADA?

Mano desgarrando un papel

PorSilvia Luchetti(Actriz, cantante, bailarina)

Hola querida gente de Grazie Magazine. Vaya tiempo que nos toca eh!!!! Bueno, yo no voy a caer directamente en el “hay que aprovechar” “hay que estar bien”, “que nada borre tu sonrisa” y todo esto que se alimenta y es muy válido si es real, pero sino puede jugarnos en contra y llevarnos a un sitio bastante oscuro.

¿Sabéis?, siempre tengo la fama de decir lo que siento sin filtro, de lo cual no me enorgullezco, me lo trabajo, porque me ha llevado a problemas, y voy entendiendo que el “sincericidio” no es necesario.

Cuando comenzó esta cuarentena, en mi caso, fue el diez de marzo que teníamos función de Anastasia y nos encontramos con una reunión en donde se nos comunicaba que se suspendían hasta nuevo aviso. Todos quedamos en shock. Sonaba a cualquier serie distópica de estas que circulan ahora. Si nuestra profesión ya de manera normal es vertiginosa, esto es un ingrediente, ni pensado, ni conocido y realmente no sabíamos cómo reaccionar.

Viviendo en un pueblo, pensaba que el hecho de ir solo a la montaña por ejemplo, estaría permitido como en otros países, Alemania, Bélgica, Francia que incluso lo recomiendan por salud mental y física, siempre saliendo de a uno o dos si viven juntos. Pero no. España es diferente y la prohibición es total. A una que lleva todo bastante acomodado y trabajado, le sentó tan mal esta obligación y esta falta de confianza en el ciudadano, que no os podéis ni imaginar. Es como si necesitáramos esta vigilancia continua.

Fotografia de una cabra pastando en un salon

¿Tal vez porque las normas son tan duras aquí?, ¿Cómo determinados impuestos que te obligan a trabajar en negro? ¿Realmente nos merecemos tanta vigilancia? ¿Qué conciencia de sociedad tenemos? ¿Qué consciencia de sociedad tiene quienes hacen cumplir estas normas?. Viviendo en un pueblo, ¿cómo que ir a buscar leña o cuidar tu huerto no es de primera necesidad? y podría seguir….. En todo este enfado monstruoso que tenía, surgió la necesidad de un cambio de visión o realmente cada mañana, cada día me sería insufrible.

Para expresar mi enfado, no se me ocurrió mejor forma que bailar. Bailar a lo loco. Alguien puede decir que lo necesario es meditar. Sí. Pero si hay enfado y encima meditas, quieto, estático, seguramente te llevará a más enfado. El enfado al igual que muchas emociones, se localiza en el cuerpo. ¿Escuchamos qué nos dice nuestro cuerpo?.

Al poner música fuerte y bailar, sacudir, gritar, sin forma alguna, movemos nuestra energía. Podemos llorar, reír, gritar, vociferar….todo está permitido…..y ahí aparece otra energía. Algo desaparece y entonces si podemos meditar. Bajar decibeles. Escucharnos. Entender que en todo esto hay gente responsable y gente que no lo es. Y que somos un mismo barco. Me encantan todas las miles de propuestas de música, clases, danza, etc. que surgen en redes. Pero me nace una pregunta, ¿tanto nos cuesta hacer nada?. Sólo ser. Levantarse, comer, leer, dormir, respirar, bailar, estando realmente sólo con nuestros demonios, nuestro miedo, nuestro amor o desamor hacia nosotros mismos.

Ahora veo en todo esto una posibilidad para ser más humilde que nunca. Este virus no reconoce ni clase social, ni puestos, ni fama….. El famoso es el. Y en lo profundo creo que nos viene a decir ¿Qué estáis haciendo con vuestro paso por esta vida?

El cambio de perspectiva de cualquier situación, siempre es de uno. No significa por ningún motivo, el tapar lo que sentimos, porque no es considerado positivo o “happy flower”. No. Las emociones mal llamadas “negativas” existen, hay que darles un espacio, un reconocimiento, y hay que darles las gracias, porque así podemos valorar más a las contrarias. ¿Cómo sabemos cuando no hay armonía?, ¿y cuándo la hay? Porque hemos vivido ambos estados. Y así con todo.

Por lo tanto, amigos queridos, si os sentís muy enfadados, frustrados, bloqueados, bienvenidos, porque es normal sentirnos así.

Ánimo, fuerza, consciencia, responsabilidad, corporalidad y silencio. Ir al cuerpo. Mucho Amor hacia uno mismo para poder luego compartir con los demás. Si no comenzamos por nosotros, de adentro hacia afuera, al revés no funciona.

Un abrazo Fuerte.

Silvia Luchetti

BICICLETA TIRADA EN LA CARRETERA

 

Firma de Silvia Luchetti

 

 

 

Por:Silvia Luchetti

Ficha del autor:

Silvia Luchetti

Silvia Luchetti

Silvia Luchetti


Grazie Magazine una revista de colección
^