^

FotografíaCultura

Una Historia en B&N

00 MUSEO CHICOTE / GraZie Magazine

A lo largo de su historia, Museo Chicote ha sido testigo de innumerables anécdotas. Una de las más conocidas es la de Ava Gardner, que además de beberse la noche con los cócteles de Chicote, coqueteaba descaradamente con el torero Luis Miguel Dominguín, esto llegó a los oídos de su entonces marido Frank Sinatra quién no tardó en presentarse una noche en el bar para rescatarla de esas noches de desenfreno.

01 MUSEO CHICOTE / GraZie Magazine

Ernest Hemingway amaba Madrid y siempre volvía a la ciudad. Hablaba un perfecto español y se hacía llamar Ernesto. Aquí lo mismo discutía con un taxista que se emborrachaba en el bar de Chicote escribiendo las crónicas de la Guerra Civil. Pasó décadas en Madrid. Descubre el local que tanto amó Hemingway: Museo Chicote.

La gran Sofía Loren también protagonizó otra de las anécdotas al pedirle al barman que le regalara una de las botellas de su colección, Chicote se negó y fue un titular en toda la prensa incluso en la prensa italiana la negativa del maestro, es sabido el celo que tenía por su colección. El caso es que poco antes, en una visita hecha al Museo por Sofía Loren en compañía de Cary Grant, la estrella vio una botella de porcelana que representaba fielmente su propia cabeza. Y, a pesar de que insistió una y otra vez, ofreciendo el precio que Chicote le señalara, este se mantuvo irreductible en no vender ni regalar.

Esta regla se rompió con un Premio Novel. La única botella de la que se desprendió fue un whisky escocés que regaló a Alexander Fleming, descubridor de la penicilina que tanto ayudó durante los años de la guerra civil. Chicote le regaló un whisky escocés que el doctor bebía desde sus tiempos en Oxford.

El millonario y dramaturgo Alejandro Mack-Kinley desafió a Chicote a prepararle un cóctel “fuertecito” pero sin alcohol. Chicote dio el nombre del peticionario a la fórmula siguiente:
“una yema de huevo, medio copita de salsa inglesa, una cucharada de vinagre, una cucharada dejugo de limón, una cucharada de salsa de tomate Ketchup. Floréese con un poquito de cayena, pimienta molida y sal”.
Pero tan fuerte resultó el cóctel no alcohólico, que Chicote, al publicar la fórmula de este “Mack-Kinley-cocktail”, recomendaba que se bebiese de una sola vez y seguidamente, se tomase un sorbo de cerveza.

02 MUSEO CHICOTE / GraZie Magazine

En el acto de apertura oficial de Museo no faltó alguna que otra zancadilla de algún periodista crítico de los muchos invitados. Hubo uno que le pidió que le sirviesen una obra de la escuela flamenca y el camarero sin dudarlo le llevó un jerez. Otro pidió la obra más antigua, al que se le llevó un buen vaso de vino tinto.

Muchos intentaron comprar la colección entre ellos en millonario Aristóteles Onassis, quién extendió a Chicote un cheque en blanco, a lo que éste, devolviéndoselo, con toda amabilidad y gratitud, informó: “hay dos cosas que siempre he querido en este mundo: a mi madre, que ya no la tengo, y a mi museo, que no puedo dejar de tener”.

El actor Gregory Peck, protagonizó sin quererlo uno de los escasísimos accidentes que produjeron la rotura de una botella, importante como todas. Perico Chicote no se inmutó pero fue tal la impresión que produjo en el artista la cortesía y la amabilidad del hostelero que no cesó de buscar hasta que pudo volver al Museo y ofrecerle a Chicote otra botella de licor indígena de las Islas Afortunadas.

Entre las anécdotas recientes destaca esta: Estaba rodando en España Robert de Niro y nos hizo una visita, por casualidad pasaron también Carmen Machi y Pilar Bardem quienes quedaron encantadas con el actor y de cuyo encuentro surgió una amistad.

Es famosa la frase de Miguel Miura que dijo “he nacido en Madrid porque es lo que más cerca está de Museo Chicote” y en este lugar privilegiado de la Gran Vía, se siguen viviendo entrañables anécdotas. Entre estas paredes se han firmado grandes contratos del mundo del cine, se han formado grandes parejas, y se han celebrado infinidad de eventos y fiestas. En Museo Chicote se sigue haciendo historia.

La actriz Audrey Hepburn visitó Museo Chicote con su marido Mel Ferrer. Nada más volver a EEUU, Audrey pidió el divorcio a Mel…¿qué ocurrió en Museo Chicote? Como diría Perico Chicote: ¨lo que pasa en Chicote, se queda en Chicote¨.

Grace Kelly y el príncipe Rainiero brindaron en Museo Chicote por su matrimonio, antes de partir hacia su luna de miel.

03 MUSEO CHICOTE / GraZie Magazine

La famosa cantante Lola Flores, visitó Museo Chicote, llevando a su dueño, Pedro Chicote, una fofo suya firmada. Todos sabían que la cantante era la favorita de Perico.

Pedro Almodóvar, es un asiduo de Museo Chicote, en este local grabó varias escenas de la película ¨Los Abrazos Rotos¨ y como cliente vivió la movida madrileña.

05 MUSEO CHICOTE / GraZie Magazine

06 MUSEO CHICOTE / GraZie Magazine

 

By: GraZie Magazine

Grazie Magazine / Encuentrame