ENTREVISTA a Kathleen Kennedy “Es importante distinguir si son las leyes las que nos restringen o es una cuestión de imagen”

Por María Rozman y Custodia Ponce

“Una mujer curiosa, enérgica y con ganas de hacer cosas”, esto es justo lo que nos contestó para GraZie Magazine la Sra. Kathleen Kennedy cuando le preguntamos cómo se describe así misma”.

La Sra. Kathleen Kennedy Townsend derrocha una gran energía y nos demuestra que, pese a haber experimentado un sinfín de amargas circunstancias, la vida hay que vivirla “como una aventura”. Durante nuestra charla, hablamos de la importancia de “Comprender el mensaje sutil que recibimos de las palabras de la gente, por lo que no podemos convencer a nadie con nuestras palabras, pero sí con nuestras acciones”. La Sra. Kennedy es, sin duda, una gran maestra de la vida.

El asesinato de su tío, el presidente John F. Kennedy, que conmocionó al mundo el 22 de noviembre de 1963, cuando ella solo tenía doce años, marcó un antes y un después en su futuro. Su propio padre le escribiría un mensaje que posiblemente cambió el rumbo de su vida: “Se amable con los demás y trabaja para tu país”.

Kathleen Kennedy Townsend, es la primogénita de la familia formada por Robert F. Kennedy y Ethel Kennedy. A los diecisiete años, siendo la mayor de diez hermanos, la tragedia sacudió nuevamente a su familia. Al igual que su tío, Robert F. Kennedy moría cinco años después a manos de un pistolero: el 6 de junio de 1968, el padre de Kathleen Kennedy perdía la vida a los 43 años, asesinado por un arma de fuego.

En la actualidad, Kathleen Kennedy Townsend es la única mujer política de la familia Kennedy que pese a conocer los mayores sin sabores de la vida, tuvo muy claro desde joven que debía buscar su felicidad.

Sra. Kathleen Kennedy, usted ha sido vicegobernadora del Estado de Maryland, actual directora de Seguridad para la Jubilación en el Instituto de Política Económica; ha liderado un sinfín de iniciativas, ha desempeñado diferentes cargos públicos y privados, ha sido fundadora de premios como el Premio de Derechos Humanos Robert F. Kennedy, y ha formado parte de varias juntas directivas, también ha recibido catorce títulos honoríficos, entre otros…
Usted, ¿cómo se describiría?

––Curiosa, enérgica y con ganas de hacer las cosas.

“Se amable con los demás y trabaja para tu país”.

Estas palabras seguro le traen gratos recuerdos. ¿Cree usted que el ser humano debería tener más vocación de servicio hacia los demás?
–– Creo que la gente hace cosas diferentes en diferentes momentos de su vida. Por ejemplo, cuando eres madre, cuidas a tus hijos, eso consume toda tu energía. La mayoría de las veces, cuando eres madre, no tienes tiempo para hacer servicio comunitario con frecuencia, así que no le pediría a ninguna madre que haga mucho servicio comunitario pero, cuando eres estudiante de secundaria, cuando estás en la universidad, cuando estás trabajando, tal vez tengas tiempo para servir, para involucrarte en tu comunidad… Así que depende en qué momento de tu vida tengas tiempo y energía. También depende del tipo de servicio, por lo que es importante hacer un servicio que se adapte a tus necesidades y pasiones. Entonces, algunas personas son realmente buenas dando clases particulares o recaudando fondos, y a otras personas les gustaría cambiar el mundo con el servicio político o la defensa de derechos.

Hoy en día se habla mucho del liderazgo femenino, ¿desde dónde o cuándo debería comenzarse esta formación? ¿sería posible hablar de liderazgo de personas, sin discriminación de sexo, raza o color de piel?
–– Hay dos obstáculos para el liderazgo. Uno, lo que la gente piensa de sí misma, primero la gente necesita ver que puede convertirse en líder. Y el segundo obstáculo, es si existen impedimentos legales y/o de imagen. Por ejemplo, en los EEUU hay muy pocos arquetipos de mujeres en el poder, porque en nuestra democracia no hemos tenido reinas, y nuestros dioses son todos varones, tenemos a Dios Padre. Por ejemplo, en la India, tienen 70 millones de dioses, muchas deidades femeninas, lo que marca una gran diferencia. Es importante distinguir si son las leyes las que nos restringen o es una cuestión de imagen.

Usted preside el Instituto de Virología Humana fundado por el Dr. Robert Gallo, donde se trata a más de 700.000 pacientes en África a través del programa PEPFAR. ¿Sería posible elaborar un paquete de servicios centrándose en todas aquellas personas que lo necesiten a nivel mundial? ¿Qué se necesitaría?
–– Ahora ya suman más de un millón. Lo que aprendimos del programa PEPFAR es que, en primer lugar, necesitamos servicios personalizados. Tenemos 250 localizaciones en Nigeria, por ejemplo, y lo que teníamos que hacer no solo era prestar el servicio, sino que también teníamos que capacitar a las personas para que ellos mismos puedan hacerse cargo de prestar estos servicios. Sería muy útil si pudiéramos establecer clínicas en Nigeria, que entrenen a médicos, enfermeras y paramédicos allí. También fue muy útil que pudiéramos establecer infraestructuras para equipos: equipos y tratamientos para el sida, que son muy costosos. Por ejemplo, tuvimos que importar agua de Evian de Francia, porque el equipo lo requería, no para las personas, sino para el equipo que requería agua muy limpia, así de delicado era el material. Entonces, lo que tuvimos que hacer fue establecer sitios especiales en Nigeria solo para el equipo, solo para que las personas fueran tratadas con el equipo. Hay un sistema completo que debe desarrollarse.

Cuando mira hacia atrás y ve todo lo que le ha acontecido en el camino, ¿cuál diría usted que ha sido el mayor de los aprendizajes?
–– Es difícil elegir cuál ha sido el mejor aprendizaje. Aprendí mucho cuando crecía acerca de que siempre se puede ver la vida como una aventura. Nuestra familia siempre estaba probando cosas nuevas, con 11 niños en casa siempre pasaba algo, así que nos enseñaron a no tener miedo. Pero también, el hecho de que crecí en una familia donde 4 personas se postularon para un cargo, pero nunca imaginé que yo podría presentarme para un cargo. Fueron los movimientos de mujeres los que me mostraron que sí podía. Las familias, incluso las familias más maravillosas, pueden hacer cosas que te limitan. Se pueden enviar diferentes mensajes de una familia y una sociedad, por lo que es realmente interesante saber qué te enseña la familia y qué te enseña la sociedad, y cómo puedes ser limitado de diferentes maneras. Por ejemplo, los afroamericanos en un momento pensaron que ser blanco era ser mejor, y por eso el movimiento negro tenía que decir, no, ser negro es ser fuerte, por eso es muy importante entender cuando hablamos de liderazgo cuáles son los mensajes. Por ejemplo, para las mujeres, durante tantos años, la Biblia fue muy importante; en el catolicismo Eva es descrita como el mal, arrastrando con ella a toda la humanidad, por lo que es muy importante comprender el mensaje sutil que recibimos de las palabras de la gente, las historias que la gente nos cuenta.

¿Qué les diría a las generaciones de jóvenes, que están desencantados con el sistema?
–– Creo que es difícil de decir, creo que es importante trabajar con ellos y darles la oportunidad de involucrarlos. A menudo es difícil convencer a las personas con solo palabras, es mejor convencerlas con acciones.

Nos gusta pensar que “un mundo mejor es posible” si todos nos ponemos a trabajar en ello. ¿Cuál sería la prioridad para dejar un buen legado a las generaciones futuras?
–– De nuevo reitero que depende de lo que la gente quiere hacer. No creo se que pueda dar una respuesta para todos. Algunas personas están más interesadas en ayudar, por ejemplo, algunas mujeres pueden querer enfocarse en problemas de mujeres, derechos de las mujeres, atención médica; algunas personas pueden querer trabajar con los océanos, algunas con animales, otras pueden querer ayudar con sus padres porque ven que no tienen una buena salud… así que no creo que haya una respuesta para todos. La gente tiene diferentes pasiones, por ejemplo, los africanos podrían decir que no tenemos un gobierno decente, es muy importante ver que somos individuos y dejar que descubran cuáles son los talentos, cuáles son sus pasiones, si se les permite hacer eso obtendrán mejores resultados

#Siempre GraZie…

Deja un comentario

Carrito de compra