Hillary Rodham Clinton

por María Rozman | Compromiso social

Fue en verano de 2008 cuando conocí en persona a Hillary Clinton.

La demócrata buscaba la nominación de su partido para convertirse en candidata a las elecciones presidenciales de ese año y su rival en la contienda, el joven senador por Illinois, Barack Obama, no se lo ponía fácil.

Clinton contaba con experiencia en la Casa Blanca como exprimera dama y su nombre era conocido por todos, pero Obama se perfilaba como el primer candidato afroamericano con posibilidades de ganar la presidencia número 44 del país.

La campaña fue encarnizada y los ataques entre ambos durante las primarias se dejaban entrever en la tensión de Clinton durante sus mítines de campaña y especialmente, durante las conferencias de prensa, y entrevistas como la que le hacía yo en ese momento para el canal de televisión Univision Colorado.

La entrevista fue breve, pero tuve oportunidad de conocer a la candidata en las distancias cortas. Una mujer fuerte, muy preparada, a la que le faltó, quizás si acaso, bajar un poco la guardia y mostrar un lado más humano para ganarse al electorado.

Los demócratas finalmente se decantaron por su contrincante Barack Obama, quien además ganaría las elecciones frente a su oponente republicano Mitt Romney.

 loading=

Ahí terminaba la feroz rivalidad entre ambos, y Clinton cerraba filas detrás del nuevo líder de su partido, quien la recompensaba con el nombramiento como secretaria de Estado, un puesto para el que estaba sobradamente cualificada, y quienes lo nieguen, lo hacen desde la ignorancia: esta mujer luchadora rompió muchos techos de cristal pese a tener siempre a una América machista en su contra.

Hillary Rodham Clinton nació el 26 de octubre de 1947. Su padre, Hugh E. Rodham era propietario de pequeños suministros textiles, tras haberse graduado en la Universidad Estatal de Pensilvania, el primero en su familia en recibir educación superior gracias a una beca. Sus comienzos modestos como vendedor ambulante se vieron reflejados en la educación que le dio a sus hijos a quienes imponía duras tareas como medio de fomentar buenas calificaciones, un comportamiento ejemplar y ser extremadamente frugal con el dinero. Pero fue su madre, Dorothy Howell quien sería una figura crucial en la vida de la Hillary Clinton. Durante su juventud en California había sido testigo de las discriminaciones raciales hacia los estadounidenses de origen japonés, y había decidido educar a sus hijos bajo la creencia de que nadie era ni menos ni más importante que cualquier otro ser humano, transmitiéndoles su creencia de que el sexo no era una barrera para cualquier esfuerzo potencial.

La fe religiosa de la política, también fue importante a la hora de absorber los principios originales del metodismo: un sentido del deber hacia los necesitados. Las discusiones sobre cuestiones de igualdad racial y justicia social alteraron permanentemente su conciencia sobre el mundo en general.

Desde la infancia Hillary destacó por ser una estudiante entusiasta cuyo éxito académico la hizo miembro de la Sociedad Nacional de Honor donde formó parte de clubs de debates. Como parte de un esfuerzo por crear un mayor entendimiento entre los subgrupos divisivos dentro de su escuela secundaria, el director le pidió que participara en un ‘Comité de Valores Culturales’. Los esfuerzos del grupo por encontrar lazos comunes entre el cuerpo estudiantil dispar fue su primer reconocimiento de lo que llegaría a identificar como el ‘valor estadounidense’ crucial del ‘pluralismo’, la idea de que, por diferentes que fueran los detalles de su aculturación, todos los estadounidenses estaban unidos. Su trabajo en el comité la llevó a su primera aparición en televisión para discutir su trabajo.

 loading=

Clinton asistió a Wellesley College en Massachusetts entre 1965-1969. Como presidenta de la clase senior, Hillary Clinton se convirtió en la primera oradora estudiantil en la graduación, dirigiéndose a la audiencia de profesores, graduados, sus familias e invitados en un discurso que fue noticia nacional. 

Entraba en la Facultad de Derecho en Yale en 1969 donde se graduaría en 1972 con honores. Luego haría un año de posgrado de estudios sobre niños, explorando temas de desarrollo infantil temprano, abuso infantil y asuntos relacionados con la medicina. 

Desde niña, Clinton era una activista nata, recaudando fondos en nombre de una campaña local de United Way, una organización que ayuda a los necesitados. Una joven con sueños que sobrepasaban el planeta, llegando a pensar en ser astronauta escribió a la NASA y recibió una respuesta que la dejó atónita cuando le informaron de que no había cabida para mujeres.

Hillary dedicaría sus esfuerzos entonces al mundo de la política. Influenciada por la fuerte lealtad de su padre al Partido Republicano, participó activamente en un grupo republicano joven. Hizo campaña activamente por el candidato presidencial republicano Barry Goldwater en 1964. También influenciada por su madre, que era demócrata, trabajó en alguna forma de servicio público después de escuchar un discurso en Chicago del reverendo Martin Luther King.

A los 21 años, fue aceptada en el Programa de Becarias de Wellesley en Washington y asignada a la Conferencia Republicana de la Cámara, donde trabajaría bajo las órdenes del futuro presidente de los Estados Unidos, Gerald Ford, así como por los congresistas Melvin Laird de Michigan y Charles Goodell de Nueva York.

Goodell la invitaría a continuar trabajando como becaria en nombre de la candidatura presidencial de última hora del gobernador de Nueva York Nelson Rockefeller en la Convención Nacional Republicana de 1968 en Miami (Florida), donde Richard Nixon aceptaría la nominación para la presidencia.

En su último año, investigó y escribió una tesis sobre el organizador comunitario de Chicago Saul Alinsky. Aunque estuvo de acuerdo con su premisa de que los desfavorecidos de la sociedad tenían que tener el poder de ayudarse a sí mismos, no estaba de acuerdo en que el cambio social se lograra mejor trabajando fuera del establecimiento, sino desde dentro. 

Hillary también trabajó durante sus veranos mientras era estudiante universitaria. En 1969, por ejemplo, pasó el verano lavando platos en un restaurante del Parque Nacional Denali y limpiando y empaquetando salmones en una fábrica de conservas en Valdez (Alaska). En 1970 obtuvo una subvención y comenzó a trabajar para lo que se convertiría en el Fondo de Defensa de la Infancia.  El último día de sus clases de derecho en la primavera de 1971, conocería a su compañero de estudios Bill Clinton de Arkansas, quien ese mismo verano la seguía hasta Berkeley para vivir juntos cerca del campus de la Universidad de California.

Después de graduarse de la facultad de derecho, se desempeñó como abogada del Children’s Defense Fund en Cambridge, Massachusetts. En el verano de 1972, sin embargo, se unía a Bill Clinton en su trayectoria en estados que trabajaban para la campaña del candidato presidencial demócrata George McGovern.

En 1973 y 1974, mientras trabajaba simultáneamente en los Servicios Legales de New Haven durante su año de posgrado en el Centro de Estudios Infantiles de Yale, se vio expuesta a casos graves de negligencia y abuso infantil. La convergencia de este trabajo la llevó a ayudar a redactar el proceso legal que el personal médico del Hospital Yale-New Haven usaría para tratar los casos en los que se sospechaba abuso infantil. El primer artículo académico publicado por Hillary Rodham, “Children Under the Law”, fue publicado en Harvard Educational Review en 1974.  loading=

Los Clinton se casaron el 11 de octubre de 1975. Aunque su educación, experiencia legal y profesional la llevaron a tener varias opciones en bufetes de abogados bien pagados y establecidos en Nueva York y Washington, decidió “seguir su corazón” e ir a la pequeña ciudad de Fayetteville (Arkansas), donde Bill Clinton trabajaba como profesor de derecho en la Facultad de Derecho de la Universidad de Arkansas. Hillary Rodham también se unió a la facultad de derecho allí como profesora asistente de derecho. Tras la elección de Bill Clinton en 1976 como fiscal general del Estado, la pareja se trasladó a la capital del estado de Little Rock (Arkansas).

En 1976, la recién casada Hillary Clinton asistió a la Convención Nacional Demócrata de ese año en Nueva York, que nominó a Jimmy Carter como candidato presidencial del partido. Carter le pidió a Bill Clinton que encabezara su campaña en Arkansas y le pidió a Hillary Clinton que trabajara como coordinadora de campo en Indiana. 

Un año después de su matrimonio, Hillary Clinton, conservando su apellido de soltera, aceptaba una oferta para unirse al bufete de abogados Rose en Little Rock, en Arkansas, convirtiéndose en la primera mujer socia del antiguo bufete establecido. En 1979 se convirtió en socia de pleno derecho de Rose Law Firm y nombrada dos veces en la lista de “Los 100 abogados más influyentes de Estados Unidos”. 

En 1978 Bill Clinton sería elegido para el primero de cinco mandatos no consecutivos como gobernador de Arkansas y Hillary Clinton, mientras conservaba su trabajo como abogada, se convertía en la Primera Dama del Estado.  Encontrar un equilibrio entre las concesiones esperadas al papel de una mujer mucho más tradicional como esposa de un gobernador en un estado del sur, pero seguir siendo genuina en términos de sus propios intereses y búsquedas profesionales fue un desafío difícil para Hillary. Dejó de usar su apellido de soltera exclusivamente.

Junto con sus deberes públicos, trabajó como abogada, esposa y madre, en 1978, también asumió un compromiso público adicional, aceptando la oferta del presidente Carter de ser nombrada para la Corporación de Servicios Legales.

Durante las primarias demócratas de 1992, ocurrieron varios incidentes que demostraron ser la base principal de gran parte de la controversia y las críticas que se dirigían a Hillary Clinton como Primera Dama. Durante un debate de la temporada de primarias de primavera, el exgobernador de California Jerry Brown desafió al gobernador Clinton con sugerencias de que el trabajo de Hillary Clinton como abogada involucraba fondos estatales y no era ético, insinuando en términos generales que de alguna manera se había beneficiado del puesto de su esposo.

Los partidarios del Partido Republicano que la describieron como la antítesis de los “valores familiares”, una frase popular del Partido Republicano durante la campaña de 1992, alimentaron aún más la controversia acerca de si Hillary Clinton asumiría su papel de “esposa presidencial”. Hillary Clinton, durante la campaña posterior a la convención de 1992, buscaba un papel muy activo y abiertamente político como sustituta del candidato, capaz de discutir los detalles de las intenciones legislativas que su esposo esperaba iniciar como presidente y proporcionar datos estadísticos y de otro tipo, empezando a confirmar los temores de quienes no compartían la visión de una Primera Dama involucrada en el mundo laboral.

Durante el período de transición, Hillary Clinton comenzó a reunir un personal que trabajaría con ella durante diferentes períodos de duración. El personal estaba compuesto principalmente por mujeres, pero no exclusivamente, que tenían experiencia trabajando para organizaciones de interés público y de servicio público. Al estar tan involucrada en la política, su personal estaba más completamente integrado en el funcionamiento del Ala Oeste que el de cualquier Primera Dama anterior. loading=

Una mujer luchadora

Como primera dama, el impacto de Hillary Clinton sería de relevancia, tanto en aumentar la conciencia nacional sobre el creciente problema de los estadounidenses sin seguro médico y lo que quizás fuera uno de sus mayores logros en ese momento, el Programa de Seguro Médico para Niños en 1997, un esfuerzo federal que brindó apoyo estatal a aquellos niños cuyos padres no podían permitírselo. 

También organizó numerosas conferencias en la Casa Blanca relacionadas con la salud infantil. Hillary Clinton fue una Primera Dama a la vanguardia en temas de salud e igualdad de la mujer. También buscó con éxito aumentar la financiación de la investigación para enfermedades como el cáncer de próstata, la epilepsia y el asma infantil en el Instituto Nacional de Salud y la reforma del Sistema de Adopción. Además, trabajó con organizaciones tan diversas cómo Catholic Charities y Pro-Choice America para encontrar consenso en la reducción efectiva de la tasa de embarazos en adolescentes.

Con la procuradora general Janet Reno, la Primera Dama ayudó a crear la Oficina de Violencia contra la Mujer del Departamento de Justicia. Uno de sus aliadas más cercanos en el gabinete fue la secretaria de Estado Madeleine Albright. Después de sus viajes internacionales, Hillary Clinton escribió un informe de sus observaciones para Albright. Un esfuerzo principal que compartieron fue la promoción mundial de la equidad de género en la economía, el empleo, la atención médica y la educación.

Pero Hillary Clinton se daba de cara contra un muro de controversias y escándalos desde el comienzo. Su actitud proactiva le granjeó la crítica y los ataques de la oposición, declarando sus planes como “la agenda radical de la primera dama”.

Convertida en objetivo, a finales de 1993 se la implicaba en una serie de investigaciones, y el escándalo Whitewater en Arkansas acusándola de enriquecimiento indebido empezaba a perseguirla, aunque nunca la imputaron. 

En 1998, recibiría otro duro golpe, el escándalo sexual de su marido con la becaria Monica Lewinsky, que llevaría al presidente Clinton a un impeachment y a la humillación pública de Hillary. Pese a la traición, se mantendría al lado de su esposo.

Durante ese periodo como Primera Dama, Clinton se mantuvo ocupada, en el terreno de la política, como madre, e incluso llevando a cabo las tareas más tradicionales de su puesto como reformas en la Casa Blanca, algunas de las cuales siguen intactas. En cuestión de moda, la primera dama se “ponía los pantalones” y desde los últimos años de la década de los 90 ese sería el estilo adoptado que la caracterizaría hasta el día de hoy.

Senadora Clinton

El 1 de enero de 2001, Hillary Clinton juraba su cargo como Senadora por el estado de Nueva York, aunque continuaría siendo Primera Dama hasta el 20 de enero, cuando se llevaría a cabo la investidura del presidente electo George Bush.

En 2004 ya circulaban rumores de que podría presentarse a las elecciones en 2004, que ella ni admitía ni desdeñaba, y en su lugar se enfocaba en continuar con su trabajo manteniendo en la medida de la posible un perfil bajo, mientras formaba parte del Comité del Senado de las Fuerzas Armadas y subcomités en las áreas de Seguridad Nacional, Medio Ambiente, Educación, Pensiones, Edad, Niños y Familia.

Tras los atentados al World Trade Center el 11 de septiembre de 2001, consiguió fondos por la suma de 21.400 millones de dólares para las labores de limpieza de la zona y proveer cuidado sanitario a los bomberos y policías afectados.

Como senadora visitó las tropas en Irak y Afganistán durante la guerra. Su libro autobiográfico Living History fue publicado en 2003 y vendió 3 millones de copias. Pero solo serviría como senadora dos de los seis años de su mandato, al anunciar su candidatura para las elecciones de 2008, lo que nos lleva al principio de este artículo.

Hillary Clinton no ganaría la nominación de su partido en ese momento, pero se convertía en la secretaria de Estado número 67, la tercera mujer en servir en esa posición, y la pionera como exprimera dama.

A mitad del periodo transcurrido en el puesto, la secretaria Clinton ya había recorrido 800.000 kilómetros y había visitado 77 países. En su desempeño, utilizaba tácticas aprendidas en sus años en la Casa Blanca y en el Senado, con una postura más bien dura en representación de los Estados Unidos, muy a favor de la lucha contra el terrorismo en Afganistán. Desde su nueva posición también continuaría defendiendo los derechos de las mujeres en el mundo, con un enfoque político, económico y social de empoderamiento femenino.

Rompiendo techos de cristal

Una vez finalizado el mandato de Obama, Hillary Clinton empezaría a dedicarse a dar charlas pagadas, que luego en 2016 su nuevo oponente a la presidencia le reclamaría.

En octubre de 2015, empezaría además un nuevo capítulo de escándalos que también le pasaría factura, al tener que testificar delante de un comité de investigación en el Congreso por su decisión en el proceso, durante y después del ataque terrorista a oficiales estadounidenses en Benghazi (Libia) y el uso de su servidor personal para intercambiar correos electrónicos durante su posición al frente de la secretaria de Estado.

Pese a todo, Hillary Clinton se convertía en la primera mujer nominada de su partido para la presidencia de Estados Unidos, y aunque el 8 de noviembre de 2016, perdía el voto de los colegios electorales frente al candidato del Partido Republicano Donald Trump, ganaba por un amplio margen el voto popular, rompiendo, una vez más, el techo de cristal. Una mujer luchadora, con detractores y defensores, pero que sin duda ha abierto las puertas a muchas mujeres que vinieron detrás.

#SiempreGraZie

 

Sobre la autoría

María Rozman

María Rozman

María Rozman, una destacada presentadora y periodista, ha tejido una carrera brillante en el mundo de la comunicación, siendo reconocida con tres premios Emmy de la Academia Internacional de Artes y Ciencias de la Televisión de los Estados Unidos, así como el prestigioso premio Taburiente.
Su pericia periodística ha dejado una huella en diversos rincones de los Estados Unidos. Como Directora de Informativos para Washington D. C., Maryland y Virginia en Telemundo, y posteriormente en CNN Español, ha sido nominada para un total de ocho premios Emmy, destacando su compromiso con la excelencia informativa. En su etapa como jefa de informativos y presentadora de noticias en Telemundo Denver, y como presentadora de noticias en Univision en Denver, María Rozman se consolidó como una figura influyente en el ámbito televisivo hispano.
Uno de los hitos más destacados de su carrera fue la exclusiva serie de entrevistas al entonces presidente estadounidense Barack Obama en 2012 y 2013. Este logro la distinguió como la única española en entrevistar a un presidente estadounidense en dos ocasiones, subrayando su habilidad para abordar temas cruciales con profundidad y claridad.
María Rozman no solo se ha destacado frente a las cámaras, sino que también ha desempeñado roles clave detrás de ellas. Su experiencia como directora de programas en español en el Ohio Center for Broadcasting, una respetada escuela de radio y televisión, revela su compromiso con la formación y desarrollo de talento en la industria.
Más allá de su éxito profesional, María Rozman ha mantenido fuertes lazos con su ciudad natal, Santa Cruz de Tenerife. En 2018, tuvo el honor de ser la pregonera de las fiestas fundacionales de la ciudad, un reconocimiento que destaca su contribución a la comunidad local y su conexión con sus raíces. Al año siguiente, en 2019, participó como presentadora en la Gala de Elección de la Reina del Carnaval de Santa Cruz de Tenerife, demostrando que su influencia no solo se extiende a través de las pantallas, sino también a eventos culturales significativos.
María Rozman, con su brillante trayectoria y logros, se erige como un referente en el periodismo y la televisión hispana, llevando consigo el reconocimiento internacional y la devoción de su ciudad natal. Su historia es una inspiración para aquellos que aspiran a destacar en el competitivo mundo de la comunicación.

Ir al contenido