EL QÜENCO DE PEPA – Arropadas con sonrisas, con miradas de complicidad conversamos compartiendo momentos únicos (esos que aún quedan). Nos sentamos en un rincón de tan emblemático lugar y compartimos historias pasadas y presentes

Lo más importante es confiar en uno mismo, no decaer. Hay que lanzarse y no dejar sin realizar ese pellizco que a veces sentimos dentro y si nos caemos, nos volvemos a levantar y volvemos a comenzar.