ENTREVISTA a Vicente Vallés – “Creo que hay mucha más gente buena que mala”.

Compartir:
Share on facebook
Share on twitter

ENTREVISTA A: Vicente Vallés por Custodia Ponce

FOTOGRAFÍA: Bernabé García-Heras Díaz

Cuando en 1934 Telefunken fabricó su primer televisor totalmente eléctrico, no sabía que Vicente Vallés cincuenta y tres años después iba a ser una de los periodistas que nos comunicaría durante “ya treinta y cuatro años”, noticias de diferente índole desde esa caja llamada “televisión”, caja que en la actualidad ocupa un lugar preferente en casi todas las casas del planeta. Y, aunque la tecnología no ha parado de avanzar y obtener logros, aún no se ha conseguido crear la química que surge entre dos personas cuando se miran a los ojos.
El periodista Vicente Vallés, empezó en TVE como redactor de deportes, más tarde pasó a, TELEMADRID como director de informativos, a TELECINCO como director y presentador de “La Mirada Crítica”, y a TVE como subdirector del Canal 24 Horas. Desde 2011 y hasta la actualidad dirige y presenta “Las Noticias 2” de ANTENA 3 en Atresmedia.

Y, es en las distancias cortas cuando miras el color (azul) exacto de su mirada tímida, cuando descubres a un ser increíble que transmite honestidad, verdad y cercanía. Vicente Vallés se define como “una persona tímida, a veces demasiado tímida, una persona normal que sigue siendo la persona que era hace veinte años y que disfruta con las cosas sencillas de la vida, que son las que me hacen más feliz. Ir a ver al Atlético de Madrid con mi familia, como hace veinte años, sigue siendo una de mis aficiones favoritas”.
Con Vicente Vallés seguimos afianzando los auténticos valores que a todos nos hacen ser importantes, porque como bien nos comenta él “si las cosas no van bien para el resto de la gente, por muy bien que nos vaya a nosotros, no será suficiente” porque “esto va de exigirse a uno mismo, no de exigir a los demás”. Vallés nos ha hecho una reflexión sobre los avances tecnológicos muy interesante. “Avanzamos tanto que no nos da tiempo a mirarnos, y nos vemos en las fotos que nos enviamos”.

Vicente sigue soñando con la posibilidad de poder viajar al espacio, es su gran sueño. En sus recién cumplidos seis años, Neil Armtrong pisó la luna y este hecho histórico le marcó especialmente, despertando en él curiosidad por el espacio y por contar noticias. A los diez años, resurgió su vocación periodística en un verano en los EEUU. Desde entonces no dejó de perseguir su sueño, y aunque pensaba que nunca sería capaz de ponerse delante de un micrófono debido a su timidez, hoy, Vicente Vallés es uno de los periodistas más prestigiosos del ámbito nacional.
Durante su larga trayectoria profesional ha vivido un sinfín de anécdotas, algunas se trasladan hasta Moscú con el expresidente Felipe González y la ex-primera ministra Margaret Thatcher. A veces compartir un café puede cambiar el rumbo de la historia

PREMIOS:

· Club Internacional de Prensa (2006)
· Salvador de Madariaga (2009)
· Asociación de Telespectadores y Radioyentes (ATR) (2010)
· Protagonistas de la Comunicación (2011)
· Laurel Platinum (2014)
· Talento Comunicativo en Periodismo (2014)
· Antena de Oro (2014)
· Ondas (2016).[1]
· Iris de la Academia de las Ciencias y las Artes de Televisión de España (2016 y 2018)
· ETV3 al mejor presentador de informativos (2016)
· ASICOM (Universidad de Oviedo y Asociación Iberoamericana de la Comunicación) (2019)
· Asociación de Corresponsales de Prensa Extranjera (2020)
· Francisco Cerecedo de la Asociación de Periodistas Europeos (2020)
· Primera Enmienda de la Fundación Eisenhower, otorgado en la casa de América (2021)

Vicente, has recibido innumerables premios durante tu trayectoria profesional, desde tus inicios en la SER hasta la actualidad acumulas una quincena de ellos. El último “First Amendment Award” (Premio Primera Enmienda), otorgado por la Fundación Eisenhower para reconocer a las personas que se han comprometido en la defensa y promoción de la libertad de expresión y prensa. ¿Nos podrías contar cuál dirías tú que es el mayor éxito alcanzado en tu vida?
––En el ámbito profesional simplemente haber podido dedicarme al periodismo, era mi gran ilusión cuando era aún un niño, por entonces era una ilusión que no sabía si esto se iba a poder cumplir. Sin embargo, he tenido la gran suerte de poder dedicarme a esto y ganarme la vida con ello. Ha habido momentos mejores y otros peores, pero estoy muy orgulloso de todos los premios que me han concedido. Al final, el gran éxito es que si tienes una ilusión poder cumplirla, yo desde muy jovencito quería ser periodista y lo he cumplido.
En el ámbito personal, mi mayor éxito son mis hijos. Los hijos son, lo más grande de la vida.

Imagínate que eres una persona ajena a Vicente Vallés y tienes que describirlo, ¿cómo lo harías?
––Lo describiría como un tipo curioso, tímido, a veces demasiado tímido, aunque al salir por la tele puede hacer que la gente piense que no lo es. Un tipo al que le gusta más estar en casa que salir, aunque a veces esto provoque incomprensiones, pero soy mucho de estar en casa disfrutando con mis hijos, de la lectura o de una buena serie, aunque reconozco que discrimino mucho sobre cuál veo y cuál no. Lo que más puede definirme es que soy un tipo normal, eso sí, con un trabajo llamativo. Cualquiera que trabaje en televisión de cara al público, puede hacer pensar que somos distintos de los demás porque somos conocidos, esto es lo que se ve por fuera. Pero en esto no hay nada especial, yo diría que los que trabajamos en televisión somos gente normal que trabajamos de cara al público.

Sabemos que la noticia de la llegada a la luna de Neil Armstrong impactó en ti con tan solo seis años de edad. Esta noticia hizo nacer en ti la inquietud de contar esas noticias llamativas que ocurrían a tu alrededor… ¿Crees que deberíamos contar más noticias positivas en los medios de comunicación?
––Yo creo que hacemos un esfuerzo por contar noticias buenas, incluso encontrarle las esquinas buenas a esas noticias que no lo son tanto. Nosotros en Antena 3 estamos deseando de dar buenas noticias e intentamos darle mucho valor y lo hacemos, lo que ocurre es que no podemos dejar de contar toda la realidad y, la realidad es compleja.

En el caso de los periodistas nuestra responsabilidad está en que la gente esté bien informada y que tenga elementos de juicio para tomar sus decisiones; esta es nuestra labor.

Vicente, ¿cómo podemos contribuir al “empoderamiento”, crecimiento del cuerpo, mente y alma desde nuestra posición?
––En el caso de los periodistas nuestra responsabilidad está en que la gente esté bien informada y que tenga elementos de juicio para tomar sus decisiones; esta es nuestra labor. Con esta labor trabajamos en esta dirección, pero nosotros no somos la única referencia que tienen los ciudadanos, hay muchas referencias.
Los medios de comunicación somos una de esas referencias que tienen una misión que cumplir, diferente a la misión que tienen los políticos, los funcionarios u otros profesionales en otros ámbitos.
También al existir diferentes medios de comunicación, permite que haya una pluralidad y que la gente se pueda informar de una manera plural. Esto en democracia es esencial.
Mi gran recomendación es que la gente se informe a través Mi gran recomendación esque la gente se informe a través de medios distintos, no de uno solo, para que vean otras ideas y otra forma de enfocar la actualidad. Así cada uno podrá sacar su propio criterio sobre las cosas que pasan, que es lo importante.
Los periodistas tenemos que aportar información y análisis de esa información para que los ciudadanos tengan todos los datos que necesitan para gestionarse y sacar su propio criterio.

Desde tus inicios laborales hasta la actualidad y, después de todas tus vivencias, seguro que has tenido infinidad de anécdotas, ¿cuál es la que más te ha marcado?
––Hay una especialmente importante que me marcó mucho. En aquel momento yo era un recién licenciado en periodismo que comenzaba sus primeras prácticas en radio. Me enviaron a una reunión que se celebraba entre el Gobierno de España y la Embajada de Estados Unidos, la reunión se alargó y el periodista que cubría la noticia se tuvo que marchar— , me dijeron “tú solo ve a escuchar y a apuntar, con lo que oigas nos llamas y algún periodista que esté en antena lo cuenta”. Y… eso hice yo. Me fui y tomé nota de todo lo que se decía y cuando le tuve llamé a la redacción para contar la información, lo que escuché fue “sí, espera un momentito”, y lo siguiente que escuché fue “buenas noches…”. Era el locutor de los informativos en directo para que se lo contara.
Sentí sudores repentinos por todo el cuerpo, estaba aterrorizado, porque hasta ese día nunca había hablado por la radio. Salí del problema lo mejor que pude. Siempre lo recuerdo como aquel momento iniciático que sin esperarlo te encuentras con un problema que tienes que resolver, “un toro al que tienes que torear”, pero al menos salí vivo.

¿Crees que existen pocos oficios y muchos títulos?
[Risas…].
––Bueno, es posible que sea así. En el caso del periodismo, es un oficio fantástico y los que nos dedicamos a esto con vocación, pese a ser un trabajo que requiere mucha dedicación estés o no estés, es un trabajo magnífico.
Recuerdo una frase del mítico director de The Washington Post, Ben Bradlee, durante los tiempos del caso Watergate que dijo “si al final por culpa del Watergate no podemos ser periodistas, pues tendremos que empezar a trabajar para vivir”, como si ser periodista no fuese un trabajo.

Vicente ¿qué es el éxito?
––Nunca me he parado a pensar en esto. En términos generales, supongo que el éxito es estar contento con lo que uno hace, contento con uno mismo, contento con la vida que uno ha generado y poderla disfrutar. No me planteo la vida como un reto de conseguir éxitos, sino, simplemente disfrutar de lo que hago tanto en lo personal, que es lo más importante, como también en lo profesional.

En España tenemos libertad de expresión en los medios de comunicación, ¿consideras que se está haciendo buen uso de esta libertad?
––Bueno… Uno siempre puede hacer una lista de circunstancias donde quizás alguien puede abusar de ello, pero creo que precisamente la libertad de expresión es lo que permite que cada cual entienda cuáles son los límites en los que se debe mover, porque toda libertad tiene sus límites.
Yo creo que en algunos casos, puede haber alguien que se salte esos límites, pero para eso también están la leyes, y se aplican, y está la Constitución. Ahora bien, en el caso de la libertad de expresión, hay que limitar mucho el ejercicio de las leyes que la condicionen. Creo que la libertad de expresión hay que disfrutarla, no todos los países del mundo, disfrutan del grado de libertad de expresión que tenemos en los países de las democracias occidentales. Esto es un privilegio que tenemos todos los que hemos tenido la suerte de nacer en este lado del mundo y esto tenemos que cuidarlo mucho.

Como periodista, ¿consideras que los medios de comunicación están demasiado acostumbrados al insulto como receptores y emisores? ¿falta honestidad? ¿es de valientes decir la verdad?
––No creo que falte honestidad, yo creo que en general sí la hay. Lo que sí pueda haber es que uno vea que hay medios en los que esa persona concreta no se sienta representada, o que utilizan algún tono que le parezca inadecuado. A mí me pasa también. Aparte de ser periodista, soy usuario de la información que generan otros y no me gusta por igual todo lo que hacen otros medios de comunicación, de manera que lo que hago es discriminar aquello que me gusta más y que me gusta menos. Pero volviendo a la respuesta anterior, creo que el ejercicio de la libertad de expresión también genera que haya cosas que no te gusten, y que tú tengas que asumir que tiene que haber cosas que no te gusten, y que tienen derecho a expresarse, incluso si se expresan de una manera que te pueda parecer inadecuada. A mí hay muchas maneras que me parecen inadecuadas, pero las respeto, igualmente a otras personas les puede parecer inadecuado lo que hago yo. La democracia está en el respeto a la diferencia y en no criminalizar a quien hace una cosa diferente a lo que tú consideras que hay que hacer.

Aquí es donde se define quién está en condiciones de gestionar bien o de llevar bien los asuntos públicos, que al final es “quién gestiona bien el dinero de todos para utilizarlo bien”. Creo que esta capacidad de gestión debe ser un elemento muy determinante a la hora de elegir un líder.

Hablemos de líderes. Se dice que un buen líder debe tener integridad, humildad, prudencia y disciplina ante todo, y que si cumple estos cuatro factores es un líder sabio. ¿Necesitamos más formación de líderes con estos valores?
––Nunca sobra esto. Al final es verdad que uno espera de un líder determinado tipo de características como todas estas que has enumerado tú. Yo añadiría algo más que también creo que es muy importante, que es tener una buena capacidad de gestión de todas estas cosas. A veces se ha priorizado mucho en las democracias la capacidad de levantar el ánimo de las masas, esto es muy importante, también en la capacidad de generar votos —que a veces tiene mucho que ver con grados de populismo—, y es muy corriente que no le demos tanta importancia a la hora de tomar una decisión en unas elecciones, a la capacidad de gestión de las cosas. Esto es algo muy importante que debemos tener muy, muy en cuenta. Aquí es donde se define quién está en condiciones de gestionar bien o de llevar bien los asuntos públicos, que al final es “quién gestiona bien el dinero de todos para utilizarlo bien”. Creo que esta capacidad de gestión debe ser un elemento muy determinante a la hora de elegir un líder.

Yo no soy de exigir a los demás que se apliquen a sí mismos los valores, sino que creo que cada uno debe exigirse a sí mismo a ejercer esa tarea de gestionarse en la vida con determinados valores positivos.

¿Cómo transmitir a la sociedad, la importancia de la educación en valores?
––Creo precisamente que “CON EL EJEMPLO”. La actitud que tiene cada persona en la vida es un ejemplo para los demás, puede ser un ejemplo bueno o malo. Si uno se plica a sí mismo los mejores valores, está dando ejemplo al resto de la gente, para empezar a tus hijos; por ejemplo. Yo no soy de exigir a los demás que se apliquen a sí mismos los valores, sino que creo que cada uno debe exigirse a sí mismo a ejercer esa tarea de gestionarse en la vida con determinados valores positivos. Si todos lo hacemos, esto permite vivir en sociedad de una manera mucho más llevadera.

a veces pueda parecer que estemos desconectados los unos de los otros,

Se dice que hablar es fácil, que sale espontáneamente, y, que lo difícil es que las palabras cuenten y generen conexión con nuestro interlocutor. ¿Tú crees que el ser humano está cada vez más desconectado como humano y se parece más a un robot?
––A veces parece un poco contradictorio este mundo en el que todos tenemos en la mano un aparato móvil que nos permite conectarnos con casi cualquier persona; pero sí, en esta sociedad hiperconectada, a veces pueda parecer que estemos desconectados los unos de los otros, parece que nos estemos aislando mirando las pantallas nada más, parece algo contradictorio.

Yo no soy tan pesimista sobre esta posible desconexión social que se esté produciendo, simplemente vivimos en un mundo diferente, muy especialmente para la gente más joven, del que teníamos por ejemplo mi generación o la de mis padres. La sociedad va evolucionando, la tecnología va evolucionando y nos da unas oportunidades diferentes a las que teníamos antes y simplemente tenemos que ir adaptándonos a esto, sabiendo que eso trae cosas buenas y cosas menos buenas, sabiendo que esto es inevitable. Tenemos que intentar priorizar las cosas buenas frente a las que no nos gustan tanto y saber arrinconarlas. A lo mejor todo lo nuevo que llega rompa nuestra zona de confort, pero debemos asumir que esto es así.

creo que hay mucha más gente buena que mala, solo que a veces priorizamos sobre las noticias negativas en vez de hacerlo con las positivas.

¿Se podría decir que el ser humano es poco agradecido?
––No soy pesimista sobre el género humano, creo que hay mucha más gente buena que mala, solo que a veces priorizamos sobre las noticias negativas en vez de hacerlo con las positivas. Creo que sigue habiendo muchísima gente que empatiza con los demás, lo que ocurre es que ahora lo hacemos de una manera distinta a como se hacía hace cuarenta, veinte o incluso diez años atrás.
La evolución de los comportamientos humanos se ha acelerado, quizás demasiado rápido, esto puede ser por el avance de las tecnologías y esto nos lleva a cambiar nuestras costumbres. En general seguimos siendo “buena gente”, pero, lo demostramos de otra manera. Creo que vamos por un camino diferente al que íbamos, pero no peor.

Una reflexión sobre…

el SER HUMANO:
––Cómo género humano vamos siendo conscientes de algunas cosas que hemos hecho mal a lo largo de las décadas, y hemos sido tan conscientes, que en los últimos tiempos hemos empezado a cambiar costumbres que teníamos muy negativas, como por ejemplo en todo lo relacionado con el cuidado del medio ambiente. Creo que estamos bastante mentalizados de que tenemos que hacerlo, esto no es rápido, pero sí hemos dado el salto de pasar de “no asumirlo” a “sí asumirlo” y saber que tenemos que cambiarlo. Esto es una cosa muy positiva.
A lo largo de la historia, y aunque no hemos podido acabar con las guerras, creo que la Unión Europea es uno de los mejores inventos de la humanidad. Países que hasta hace poco estaban en guerra, se unieran después y hayan abierto sus fronteras, y que todas las políticas económicas y sociales las pacten, que sigamos siendo veintisiete países cada uno con su historia, cada uno con sus problemas diferentes… y que todos periódicamente se sigan reuniendo cada dos por tres en Bruselas para tomar acuerdos conjuntos, esto es un avance increíble de la humanidad. Creo que no somos lo suficientemente conscientes de lo que esto supone porque lo vivimos con una cierta normalidad, como si esto hubiese caído del cielo, y no ha caído del cielo.
Yo soy un admirador de todos los europeos que fueron capaces de crear esto, también soy un admirador de todos nosotros por ser capaces de mantenerlo hasta el día de hoy.

…la VIDA
––Sobre la vida hay una frase que me gusta mucho que es “VIVE Y DEJA VIVIR”, e intento aplicármela.
De pequeño aprendí algo de una persona de la edad de mis padres. Él me decía “a mis hijos intento dirigirlos bien para que cometan pocos errores, pero inevitablemente todos tenemos que cometerlos, lo que intento es que cometan errores que sean llevaderos y no irreversibles”. Por ello creo que siempre hay que dirigir a las personas, sobre todo a las que quieres, pero siempre dejándolas que tengan su propia autonomía y su propio “yo” para que cometan sus propios errores. Porque todos vamos a cometer errores.

…los VALORES
––Los padres intentamos transmitir a nuestros hijos valores que creemos universales y otros nuestros. Pero creo que es importante centrarse en los valores universales y en el respeto a los demás, en el esfuerzo. Algo muy importante de transmitir a las nuevas generaciones es la importancia del esfuerzo personal, la importancia de trabajar duro en aquello que te guste. Hemos de saber que todo lo que hacemos tendrá una cierta transcendencia general. Es decir, trabajamos, nos esforzamos, intentamos mejorar nuestra propia vida, pero que lo que hagamos también sirva para ayudar al resto de la gente, porque no somos una isla, estamos en el mundo con más personas. Tenemos que saber que si las cosas no van bien para el resto, por muy bien que nos vaya a nosotros, no es suficiente.

…la TIERRA
––Es cierto que la actividad humana siempre suele ser agresiva en el entorno medioambiental, y aunque estamos en el camino, debemos seguir trabajando en el proceso de cuidar de la tierra, porque si cuidamos la tierra cuidamos de las personas. En esta dirección hay que seguir trabajando más rápido de lo que lo estamos haciendo, pero al menos ya hemos empezado.

Un deseo en voz alta…
––Me encantaría, cuando me retire, irme a vivir a un lugar de playa, a uno de esos lugares que como me decía un buen amigo “me he venido a vivir aquí, porque aquí no hay invierno”, irme a un lugar donde casi todo el año haya una temperatura parecida. Este es mi sueño, vivir o al menos pasar largas temporadas, donde el invierno no sea invierno. Este es el deseo vital que tengo y ojalá pueda cumplirlo.

#SiempreGraZie

ENTREVISTA: Custodia Ponce

FOTOGRAFÍA: Bernabé García-Heras Díaz

GraZie RECOMIENDA

Carrito de compra